Collage íntimo

Collage íntimo
Trocitos...

sábado, 15 de junio de 2013

Despedida y legado de nuestra dulce Marga. Non omnis moriar.

Ya ha ocurrido otra vez. La peor cara de la muerte se ha vuelto a llevar prematuramente a una gran persona, a un ser humano excepcional que no merecía tan cruel destino. Que haya un ángel más en el cielo no nos consuela a las personas que sólo deseábamos algo tan simple como seguir disfrutando de Marga, de su sonrisa, de su alegría, de su fuerza.. de su presencia.
Con Marga me ha ocurrido algo que sólo ocurre en contadas ocasiones a lo largo de la vida. Estoy habituado a que la presencia y/o influencia emocional de alguien en mi día a día resulten proporcionales al grado de consanguinidad o la antigüedad de la amistad. A ella la conocí hace relativamente pocos años y son, quizá, sus años de enfermedad los que nos han acercado. Nuestro cariño (hablo en plural porque comparto todo este sentimiento con Elo), preocupación y dolor fueron creciendo a medida que su enfermedad avanzaba. Su fuerza, su entereza, su madurez y su capacidad de lucha hicieron nacer y desbordarse un sentimiento de profunda admiración por ella y por su familia, así como una profunda toma de consciencia del increíble amor que sentía por mi mujer y por mis hijos. Un aprendizaje vital sobre lo que realmente importa y sobre cómo se ha de mirar al coco a los ojos y decirle "no te tengo miedo", "voy a luchar hasta la extenuación".
Marga nos ha regalado con su marcha algo impagable, una lección imprescindible compuesta por dos temas esenciales: El primero y más importante, disfruta de la vida y ama a tu gente pues no sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina. El segundo, ten fe siempre, lucha mientras tengas fuerzas, sonríe incluso cuando todo vaya mal.
He aprendido a admirar profundamente a Valentín, su ejemplar marido. El hombre bueno y sereno que, gracias a su talante y a la paz que tiene y desprende, ha sabido hacer transitable el duro y cada vez más angosto y espinoso camino. Su presencia incansable, su sonrisa afable, su mirada tierna y su amoroso trato ha sido un continuo bálsamo en las heridas del cuerpo y del alma de nuestra querida Marga. Reza el adagio que no hay almohada más blanda que la conciencia tranquila, y saber que has hecho todo lo que has debido y podido, aunque no calme el dolor de la pérdida, seguro que amortigua parcialmente sus crueles punzadas.
El dolor de la familia, de esa madre hundida, agotada e indignada... y de los desgarrados hermanos, desprovistos de una insustituible parte de si mismos… de esos preciosos hijos aún ajenos al dolor, protegidos por la bendita capa aislante que proporciona su niñez, su inmadurez…  no me atrevo a describirlo con palabras tan simples como osadas, que siempre quedarán pequeñas. No me atrevo, ni siquiera, a pensar que puedo imaginarlo. Sólo siento cómo una extraña fuerza me empuja a unirme a él, a compartirlo, a sufrirlo con ellos a hacerlo mío por si ayuda, por si, al repartirlo, fuera capaz de menguarlo.
Mi amiga Yoyo se ha comprado un libro de citas comentadas y nos envía un poco de su sabiduría cada día. Hoy, tras el entierro, ha reenviado una de Horacio, de tiempo atrás. "NON OMNIS MORIAR" (No moriré del todo). Me encanta, sobre todo, porque habla de una actitud durante la vida y, fundamentalmente, ante la muerte. Habla de una actitud de consciencia, de determinación y de fe. Es evidente que quien cree que existe " ese algo" después de la muerte, cree que cuando su cuerpo muera, no morirá del todo. Igual que el que cree en la trascendencia de sus actos y en su perdurar en personas y entorno cercano...

No moriré del todo porque no muere del todo quien tiene fe.


No muere del todo quien deja algo en la tierra.
No muere del todo quien ha amado, pues su amor perdura siempre. Ni quien ha regado a su paso con bondad ilimitada.
No puede morir del todo quien ha compartido media vida con otro, quien ha creado tres pequeñas vidas que laten con la salvaje e insolente fuerza de la niñez... quien ha regalado sus diminutos genes y su alma partida en tercios.
No puede morir del todo quien te ha enseñado algo, pues vive en lo aprendido; en tu experiencia. Y quien te ha enseñado cómo vivir, sin remedio vivirá en tí.
No puede morir del todo aquella persona con quien has reído o llorado, pues revivirá en cada sonrisa y en cada lágrima.
No puede morir del todo quien consigue grabar recuerdos gratos en las memorias ajenas, quien ha hecho brotar en una amigo el deseo de ser mejor, de ser como él, de hacer las cosas a su manera. Con su fuerza, con su fe, con sus ganas y energía, con su alegría, con su valentía, con su decisión, con su elegancia, con su humor, con su tenacidad, con su brillo...
No muere del todo la estrella fugaz que deja su pequeña estela luminosa, apenas como un parpadeo, prendida en nuestra memoria en forma de deseo.
Y, por encima de todo, no muere del todo quien yo deseo y decido que no muera del todo. Aquella persona a quien recuerdo intencionadamente con frecuencia, aquellos cuyos nombres repito. No muere quien me dejó algunas anécdotas que contaré en torno a una mesa, quien me dio un ejemplo y sabiduría que pienso aprovechar, quien confió en mí y aprendió que podía contar conmigo siempre, quien me invitó a aprovechar la vida en cada milésima de segundo, quien me brota sólo en forma de palabras hermosas, quien me hace latir el corazón con fuerza, quien ya forma parte de mí porque compartió mi tiempo en el mundo, quien hizo mi mundo un poco mejor...
Gracias, Marga, por lo vivido, por lo compartido, por lo dejado, por lo aprendido. Por tanta enseñanza y tanto ejemplo. Por mostrarlos toda la bondad que puede hallarse en el universo. Por no morir del todo y quedar un poco en nosotros y en nuestros recuerdos.


--
Salvador Terceño Raposo

24 comentarios:

Olga dijo...

Amén... No puedo decir más! Gracias Amigo Salva, por expresar un sentimiento compartido por los que la conocíamos... Un besazo para ti y otro para Marga.

Mariluses dijo...

Tras comprobar como algo triste lo haces tan bello, lo mejor es no añadir mas nada. No la conocía, pero por como te aprecio a ti, Te acompaño en el sentimiento, Descanse en Paz

jose joaquin fresno dijo...

Hola familia. Aunque no sea el momento que me hubiera gustado para debutar en tu blog, no puedo esperar a deciros que aquí me tenéis para lo que os haga falta. Siento mucho esta pérdida Un abrazo muy fuerte. J. J. Fresno.

Mauro Sánchez Rey dijo...

Buenos días, ante todo y aunque no conozca a este ser entrañable que relatas con tus palabras amigo Salva, decir que ese tipo de actitudes son dignas de ejemplo, ya que todos tenemos que tener ilusiones por los pequeños detalles de todos aquellos que nos rodean y recuerda donde estés Marga, que no morirás nunca ya que dejastes un infinito legado de vivencias, recuerdos y de seres queridos para que haya donde estés, los protegas en los vaivenes que da la vida, a veces cruel y sanguinaria. Un beso Marga y un fuerte abrazo y mucho ánimo para todos aquellos que la querían.

Anónimo dijo...

Hola amigo! Soy Mili! Como siempre sabes expresar perfectamente todos los sentimientos que nos están rondando por la cabeza estos días tan tristes.
Cuando alguien nos deja tendemos a engrandecer las virtudes y olvidar los defectos pero lo cierto es que Marga era una persona exepcional que nos ha dado una gran lección de vida y que nos ha hecho reflexionar sobre lo que importa de verdad y de la suerte que tenemos.
Me quedo con su risa es como quiero recordarla siempre, riendo....

Salva! Os quiero a los cuatro! MUCHO! Lo sabeis...

Un beso grande para los cuatro

Unknown dijo...

Queda siempre el ejemplo y todo lo que ella os enseño. Segura estoy de que estaba orgullosa de tener amigos como vosotros. Besos

Unknown dijo...

Queda siempre el ejemplo y todo lo que ella os enseño. Segura estoy de que estaba orgullosa de tener amigos como vosotros. Besos

Andrés casas dijo...

Que Dios os bendiga para dar aliento a esa famila
Siempre escuche decir una frase a mi abuelo q así rezaba "...ojalá Dios no nos mande aquello que seamos capaces de soportar..." Pero a veces no entendemos NADA de lo q hace ,manda o yo q se....
Mi respeto más admirable a esta Famila q sin conocerla solo me demuestran AMOR Y SACRIFICIO , y a ti salva y familia sereis el vigía el faro y el estar con esa Famila cuando ellos lo pidan ....creo q ahora solo queda escuchar en el silencio el latir de la sangre q nuestro corazón bombea para VIVIR ....APRECIOMOSLO PUES

SALVA gracias una vez más por aproximarte a las emociones de todos casi sin hacer "ruido"

Ariane dijo...

Soy lejana, pero a la vez cercana, amiga de amiga.... solo quería decir que lo que acabo de leer me ha dejado sin ........ gracias ........

Ariane dijo...

Soy lejana, pero a la vez cercana, amiga de amiga.... solo quería decir que lo que acabo de leer me ha dejado sin ........ gracias ........

Reyes dijo...

Hola a todos: No conocía a Marga, pero siento enormemente esta pérdida. Una no puede sino entristecerse.
En ocasiones si, la enfermedad saca algo precioso, y es el sentimiento de lucha, tanto propio como ajeno. Las ganas de pelear, hasta el último momento.
Alguien dijo alguna vez, que Dios, reserva sus mayores luchas, a sus mejores guerreros.
Un beso
Reyes

Yoyo dijo...

Querido amigo Salva,
Qué semana tan amarga hemos tenido! Es curioso lo que te/os voy a contar. Ha sido junto a mi amiga Ana en La Antilla, "a orillas del mar", lo que ella amaba y no renunciaba, donde hemos leído tus dulces y reconfortantes palabras. No esperaba menos de tí, aunque me sorprendas cada vez que te leo. No me he sentido capacitada de hacerlo hasta ahora, desde la serenidad.
Todos esperábamos este desgraciado momento pero esperanzados en que cuánto más tarde mejor, como ella. Qué injusta es la vida! Es el primer pensamiento que nos invade a todos, pero creo que estoy contigo, querida Reyes, aunque no te conozco, quiero pensar y quiero autoconvencerme y convenceros, que Dios la llevo consigo precisamente por eso, por su fortaleza y su manera de ser. Se enamoró de ella, no me extraña, y quiso que formara parte de su equipo de élite.
Quiero recordarte, querido Salva, que "la sencillez es la marca de lo auténtico", lo recuerdas? Una de las frases de estos días de nuestro amigo Bernabé: "la grandeza de la humildad y de la naturalidad expresada en su exquisita sencillez, cercanía y carácter afable...". Así era ella.
A los que no la conocíais, deciros, que lamentó que fuera así, porque fue una gran suerte y una bendición de Dios, tenerla y disfrutarla, pero tenéis la suerte de tener a Salva, que tiene esa mágica habilidad de haberos acercado a ella, aunque sea en esta ocasión, y os prometo, al mismo tiempo, que no ha exagerado ni un ápice en ninguna de sus palabras.
Qué Dios de fuerzas a su ejemplar marido, a sus lindos hijos, a su desvalida madre, a su padre y a sus aferrados hermanos para que sigan adelante y se cumplan todos esos deseos expresados!
Gracias darlin por estas hermosas palabras, tan necesarias, tan justas y expresadas con tanto cariño. Genio! Je t'adore!

Hoy, mis pellizcos de cariño son para ti, Marga, a las más preciosa sonrisa, al más lindo ser!

Salva & co. dijo...

Hola, Olguita! Celebro que te haya gustado. Las vivencias dolorosas tiene la virtud de aferrar las amistades. De nada y otro besazo para tí, guapa. Muacks!

Salva & co. dijo...

Hola, Mariluz, solete! Gracias por estar siempre ahí. El besito ha llegado a su destino. otro para ti, guapura.

Salva & co. dijo...

Mil gracias, Jose. Nunca es tarde si la dicha es buena. Jamás he querido que nadie se sienta en la obligación de comentar, ni siquiera de leer, aunque me alegra que la gente aparezca por aquí con sus buenos sentimientos. Mil gracias por tus palabras y ofrecimientos. Un abrazo muy fuerte y besos para toda la famlia.

Salva & co. dijo...

Mi querido amigo Mauro, hablas con tanta sabiduría y cariño que parece que conocieras la historia de marga. En el fondo, la buena gente, la que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, se reconoce y se entiende a la primera palabra. Gracias por aparecer y por ser tan grande, amigo. Un beso.

Salva & co. dijo...

Ay, mi querida amiga Milagros, cómo me hacen pensar estas cosas en todos esos amigos a los que no puedo ver tanto como quisiera. Esa es una de los consejos de Marga... aprovecha la vida. Disfruta con aquellos a quienes quieres. ¿Nos vemos pronto, por favor?
Gracias como siempre por tus palabras, que me llegan al alma. Y da besitos por casa, plis. os queremos taco.

Salva & co. dijo...

Querido "Unknown", gracias por tus palabras y por pasarte a dejar tu cariñoso comentario. Todas las palabras de ánimo son bienvenidas en los moemntos duros. Gracias y un abrazo.

Salva & co. dijo...

Mi amigo y hermano Andrés, cuánta sabiduría la de tu abuelo en esa frase. Mi padre la dice mucho también... y es que, aunque no lo creamos posible, somos capaces de soportar cosas que nuestra mente no es capaz de imaginar. El dolor de una pérdida injusta, amarga, carente de sentido y de razón es un buen ejemplo de ello. Tus palabras quieren ser tan dulces que son capaces de colocarnos como lejano faro en la noche más oscura, esa en la que uno debe navegar solo y la marea arrecia tanto que ni abrir los ojos podemos. Me conformo con que los marineros sepan que el faro está ahí, aunque no lo puedan ver. Siempre esperando y siempre dispuesto a lo que haga falta.
Gracias, amigo, por escuchar mis emociones silenciosas. Yo también sé que tú siempre estás ahí. Un beso para ti y tu tropa de infantería. Ah, y para la sargenta, también...jaja. Uy, me mata...

Salva & co. dijo...

Hola, Ariane, amiga de amiga, cercana y lejana a la vez, gracias por pasar un poquito pa'dentro. Todos los amigos y amigos de amigos estamos hoy un poco unidos por el dolor, padeciendo juntos incluso sin conocernos...ni saber siquiera de nuestra existencia. Esas palabras que no te salen dicen tanto como las que a mi me salen a borbotones pero de forma más sutil y silenciosa. Bienvenidas sean. De nada y un saludo.

Salva & co. dijo...

Hola, prima Reyes! Gracias por tu tristeza y por compartir el dolor de los que conocimos a Marga. Creo que te hunbiera encantado conocerla...era, así, reguapa como tú y, así, todo sonrisa como tú y, así, todo bondad como tú... Una decidida guerrera de fuerte coraza y tierno corazón dispuesta a todo por sus hijos y su marido. Gracias por tu frase que ya siempre nos recordaráa ella. Besitos muy gordos, guapura.

Salva & co. dijo...

Querida amiga Yoyo, tus palabras siempre me parecen exageradas y me halagan hasta ruborizarme. Considerar que mis palabras son dignas de ser leídas ante el rugir del mar, como si fueran un poema o un te quiero... es más de lo que merecen. Siempre soy muy crítico con ellas pues casi nunca consiguen representar con completa fidelidad los sentimientos que bullen en mi alma.No obstante, celebro que consigan identificarse con los de muchos amigos de los que hemos sufrido esta semana juntos. Cuando decidí escribir esta entrada sobre la marcha de Marga, me encontré con el freno autoimpuesto de la llimitación ética que sugiere la prudencia y el respeto a la intimidad ajena. Deseaba enumerar todo cuanto me había emocionado los días previos, todo cuanto mis ojos habían retenido de Marga y de su luz, todo cuanto me había admirado de su fuerza, de su gente, de sus días... pero a la vez no quería herir a nadie y, entonces, decidí hablar más de mí que de ella, claro, hablndo de ella, pero hablando, sobre todo, del efecto provocado en mí por lo vivido y lo aprendido. Esa frase sobre la sencillez parece escrita pensando en ella y en su hermosa y natural autenticidad. Quizá, junto a su decidida y abnegada fuerza y su alegría y humor, algunas de sus más grandes virtudes...No me extraña lo difícil que resulta borrar de la mente este amargo sentimiento de injusticia... Un besito muy fuerte, Yolandita, y, como siempre, gracias por hacerme escribir y por tu demostrada fe en mí. Je t'adore aussi.

Carlos Jurado Caballero dijo...

Amigo Salva:
Llevas razón. Las palabras siempre resultan pequeñas, insuficientes. Es difícil forjarlas y que logren la justa equiparación con los sentimientos. Por ello siempre queda la angustia de cierta cortedad. Lo peor de la muerte de un ser querido, y más aún del especial, es la ausencia y la impotencia; no está y jamás lograré que vuelva. Sólo queda entonces la lenta y a menudo exasperante medicina del tiempo.
Un abrazo sincero.

Salva & co. dijo...

Hola, Carlos:
Querido amigo, forjar, trabajar las duras palabras es difícil a veces, como forjar el hierro, pero siempre un apasionante reto, con frecuencia una necesidad perentoria y, para mí, una pasión con la que caminar en esta vida. Hablar sobre la muerte, sobre la pérdida de un ser querido, de una esposa y madre joven, dulce, jovial... se me antoja una terapia, un deber, una manifestación desgarrada de la más hermosa impotencia. Y ese tiempo que tanto odiamos por la cruel manera en que siempre nos empuja, como muy bien dices, será bendecido por saber hacer su balsámico trabajo. Un honor contar en este espacio con tu presencia y tu palabra, amigo. Un abrazo.